En plena época de exámenes cualquier ayuda es buena a la hora de estudiar y aprobar los exámenes. Sin embargo, el mejor ‘truco’ para aprobar los exámenes es conocido por todos: estudiar, hincar los codos como se dice vulgarmente.

Pero estudiar con planificación no es fácil en un país lleno de procrastinadores. Así, junto a litros de café o de Red Bull, surgen varias “ayudas” al estudio como son las históricas chuletas, los complementos vitamínicos, las nuevas “medicinas cognitivas” y, en último lugar, las drogas.

Chuletas para el examen

Un clásico de siempre son las chuletas, es decir, apuntar en algún lugar escondido información que nos ayude a responder las preguntas o a resolver los problemas del examen. Las chuletas son tan antiguas como los exámenes. Al parecer vienen de la antigua China.

La chuleta es conocida en otros países de habla hispana como el acordeón (México), chivo (Cuba), chiva (Colombia), machete (Argentina), poya (Ecuador) o el torpedo (Chile), por poner algunas ejemplos.

Hacer chuletas es una técnica muy antigua, e “ilegal”, que ha ido mejorando con los años. Incluso existen webs, como el chuletator, que te ayudan a crear chuletas fácilmente. Además, las técnicas para copiar son muy variadas, como explican nuestros amigos del rincon del vago.

Mira 9 chuletas para un aprobado seguro (si no te pillan) en el siguiente vídeo:

Vitaminas para estudiar

Junto a las chuletas, y de forma más legal, aparecieron hace unos años las vitaminas, es decir, ingerir pastillas que te ayudan a estudiar o a retener lo aprendido.

En 2013, un estudio demostró que los complementos vitamínicos como De Memory, Intelectum, Ceregumil, Memorex, etc. no potencian el estudia ni nuestra memoria.

Los componentes “mágicos” de casi todos estos complejos vitamínicos son la fosfatidilserina, la taurina, la jalea real, el fósforo y varias vitaminas.

Según este estudio, NO hay evidencias científicas de que estas pastillas mejoren nuestro estudio y nos ayuden a aprobar los exámenes. Todas estas vitaminas y complejos pueden venirle bien a nuestro cuerpo, pero sin enfocarse específicamente en nuestro cerebro ni para potenciar el estudio o la memoria.

Modafinilo, la “droga inteligente”

Lo que está de moda ahora mismo es el Modafinilo, también conocido como “droga inteligente” o “potenciador cognitivo”. Aunque droga e inteligente no son palabras que deberian usarse juntas.

El nombre comercial del Modafinilo es Provigil, y realmente es un medicamento (necesita receta médica) que se usa para tratar la narcolepsia. Sin embargo, los estudiantes lo usan para estar más despiertos, mejorar la creatividad y la resolución de problemas a corto plazo.

Al parecer, sí que es un potenciador cognitivo y podría ayudar durante la fase de estudio, pero ¡ojo! porque tiene efectos secundarios y, a medio o largo plazo, nos puede dar algún susto especialmente si tenemos problemas cardiacos, tensión arterial, hígado, etc. Insistimos, es un medicamento que no está pensado para estudiar más y mejor.

Antefaminas, cocaína y otras drogas

Lógicamente desconsejamos el consumo de drogas puesto que para solucionar el problema como es aprobar un examen nos podemos meter en el problema de la dependencia que es aún mayor.

Cuenta una la leyenda urbana que un tipo, la noche antes del examen, se tomó varias anfetas (otras versiones hablan de cocaína) para estudiar sin parar durante toda la noche. En cuanto le hicieron efecto, le dio un fuerte impulso por ordenar su habitación y se pasó toda la noche recogiendo y organizando su cuarto sin parar. Al final, ni siquiera fue al examen. Suspendió, pero dejó su habitación perfecta.

1 Comentario

Deja una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here