Corrían los años… 30 y, antes de que existieran los iPod, surgían los primeros cristales antibalas. Pero claro, había que probarlos y pensarían en la época “quien mejor que la mujer del inventor para hacerlo“. De todas formas, no hay más que ver la cara de la pobre para darnos cuentas que no le hace ninguna gracia, como es normal.

Vaya ideas… Menos mal que, al menos los del vídeo, funcionaron. Seguro que no todas las señoras tuvieron igual suerte, sobre todo en las primeras pruebas. Lógicamente, hoy este tipo de ensayos se hace en laboratorios, o eso nos dicen…

3 COMENTARIOS

  1. Los laboratorios que investigan estas cosas suelen tener galerías de tiro donde ensayar la resistencia de los materiales

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe aquí tu nombre