Parece mentira que ver cómo crece una inocente planta puede convertirse en un espeluznante espectáculo gigeriano digno de cualquiera de las secuelas de Aliens, por poner un ejemplo rápido.

Si no te lo crees, mira el vídeo e imagina mientras tanto una música de suspense:

El autor del vídeo es Daniel Csobot.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe aquí tu nombre